Ocio

El Museo de la Luz bien vale una visita a Ponferrada

En la antigua central térmica de la Minero Siderúrgica de Ponferrada que estuvo en funcionamiento durante un poco más de 50 años, tiene lugar desde hace ya 7, un espacio para el conocimiento y la recreación científica del proceso de la  generación de electricidad. Es el llamado Museo de la Luz.

La edificación, que fue seleccionada por el Comité Internacional Para la Conservación del Patrimonio Industrial, como una de las 100 joyas del patrimonio industrial español, fue rehabilitada cuidadosamente con la finalidad de  permitir que las nuevas generaciones, aprendan como se generaba la luz en los tiempos en los que el carbón era la fuente de energía y como ello influyó en la vida de las personas y en el desarrollo de los pueblos y ciudades.

Y que mejor modo de hacerlo que mediante un viaje al pasado, trasladándose a la edificación donde esta transformación tenía lugar y escuchando de la voz de un grupo de ex trabajadores, como se realizaba el proceso y como contribuía cada uno de ellos en el mismo. Los testimonios de estas personas, que  fueron grabados en video, son reproducidos en cada uno de los puntos del recorrido que se corresponden con los relatos,  proporcionando  un mejor acercamiento de los visitantes del museo, respecto a la actividad llevada a cabo en cada rincón de la planta.

Pero además, el Museo  utiliza una gran variedad de recursos como las sonorizaciones, ambientaciones y animación de las instalaciones de la planta térmica, con el objetivo de proporcionar no solamente el conocimiento sobre el proceso de generación de la electricidad, sino también para comprender como era la vida de los mineros, ingenieros, soldadores, fogoneros y de todos los trabajadores y sus familias cuya vida giraba principalmente alrededor de la central.

Es tal vez por la forma en que el Museo de la Energía muestra  el funcionamiento de la central, al mismo tiempo que rinde homenaje a la población vinculada con la explotación del carbón y la generación de electricidad, que en el año 2015 obtuvo  la nominación al mejor museo europeo en los premios EMYA (European Museum of the Year Award).

El proyecto de rehabilitación de la edificación seleccionó como lugar de entrada al museo el edificio del Trafo, que era donde se encontraban los transformadores de la central térmica y ubicó la cafetería y las aulas  en la antigua central de 1920.

La visita recorre tres espacios: El Muelle de Carbones, que era donde los trabajadores descargaban  los vagones de carbón, la Nave de Calderas, donde tenía lugar la combustión del mismo y por ende la generación de vapores necesarios  para que en la Nave de las Turbinas, las maquinarias que allí se encuentran aún hoy en día, finalmente produjeran la electricidad.

El Museo de la Luz de Ponferrada, ofrece visitas guiadas así como un programa educativo ideado para llevar el conocimiento a los públicos de todos los intereses y de todas las edades en forma amena y divertida, mediante conferencias, talleres y cursos.

Es una opción interesante para una visita en familia, recibiendo ya en cuatro oportunidades el certificado de excelencia de TripAdvisor, debido a las positivas valoraciones de los visitantes que reconocen la excelente labor adelantada, especialmente las dirigidas al público infantil.

Paco, un  técnico electricista realizó la visita con sus hijos y quedó encantado con la forma en que la  historia de la luz en la primera mitad del siglo XX es presentada en el museo, ya que les permitió además conocer sobre el modo de vida de los pobladores de Ponferrada.