Ocio

¿Por qué cambiar la bañera por un plato de ducha es la mejor opción para ahorrar agua?

Quizás has notado que la factura de agua de tu casa es muy costosa y no sabes a qué se debe, pues, antes de que empieces a adivinar, si tienes una bañera, es muy posible que se deba al malgasto de agua producido cada vez que te bañas. Las bañeras suelen ser muy demandantes del vital líquido para llegar a los límites deseados y lograr su óptimo funcionamiento en cuanto al aseo personal se refiere. Por consiguiente, cada vez que te bañas se utiliza más agua de la necesaria para asearse adecuadamente, desperdiciando de esa manera litros y litros de agua sanitaria.

En contraposición, las duchas tienen un uso más eficiente del agua sanitaria al solamente derramar pequeñas cantidades de agua, en formas de gotas excelentemente distribuidas, que caen uniformemente por nuestro cuerpo permitiendo asearnos de manera adecuada y sin malgasta ni la más mínima gota de agua. Sin embargo, las bañeras tienen una ventaja sobre las duchas y es relativo al aspecto de relajación. Las bañeras suelen ser preferidas por las personas ya que pueden relajarse en ellas, apoyando todo su cuerpo y sumergiéndose en sus deliciosas aguas. En cambio, las duchas te obligan a estar de pie y a asearse rápidamente sin ningún tipo para relajarse o tener un momento de confort.

Es, de hecho, el tiempo de aseo otra de las sustanciosas diferencias entre bañarse y ducharse. En una ducha el tiempo de aseo ronda los 5 o 10 minutos, mientras que en una bañera mínimamente estamos unos 10 minutos y en los casos extremos podemos llegar a bañarnos en un tiempo de 30 minutos. De esa manera, en una ducha sólo gastamos aproximadamente unos 3 o 5 litros de agua (incluso menos), mientras que en una bañera podemos llegar a consumir unos 20 litros de agua, sin contar todo el gasto necesario en jabón que se debe realizar. Es debido a todo lo anterior expuesto que el personal técnico de Fontaneros aconseja siempre ducharse en vez de bañarse en orden de preservar tu estabilidad económica y cuidar al medio ambiente que tanto lo demanda.

No obstante, si quieres que el momento de ducharse también sea un momento de relajo, sin ser un trámite más de la cotidianidad como defecar u orinar, entonces te sugerimos que adquieres una columna de hidromasaje, un artefacto de fontanería que configura el caudal del suministro de agua sanitaria para que la misma golpee tu cuerpo en formas agradables, relajantes y estimulantes. Recuerda que la tecnología siempre está de lado del confort de las personas, por lo que puedes preguntar en el mercado por los distintos tipos de columnas de hidromasaje que existen y escoger aquella que mejor que adecue a lo que necesites.

Además, no olvides que los fontaneros siempre están dispuestos a atender tus necesidades, por lo que si tienes alguna duda o inconveniente respecto al asunto de las duchas o bañeras, no lo pienses dos veces, llama ya a tu fontanero de confianza.